Sí no existe, lo inventamos…

Estamos atados a la realidad por protocolo, la rutina  de una sociedad  prófuga de soñar despiertos, nos convierte en esclavos de lo posible , nos conformamos con “Ser y Estar”, nos ocupamos poco de “crear”; ¿Cuándo fue la última vez que el hombre inventó algo que no tenga  antecedentes?  La tecnología, el arte, la ciencia, todas las ramas  donde la humanidad se desempeña tienen una historia, un “alguien” que ya lo hizo, que lo intentó o por lo menos se asemeja a lo que nos gustaría existiese: nuevas máquinas que nos faciliten  el día a día, algún artefacto que mejore nuestra calidad de vida, alguna manifestación artística que  va acorde  a nuestras  pasiones o intereses, mundos  paralelos  en donde anhelamos  habitar… lo cierto es que todo existe o está en proyecto y en el fondo no importa cuántas veces  soñemos  con un mundo ideal o una historia perfecta,  convertirnos  en leyenda puede ser quimérico, pero que bien se siente  creer  que es posible, que por una milésima de segundo pudiéramos rayar en lo auténtico y 100% original, que a pesar que  nuestros sueños colinden con los  de otros, exista  el espacio  suficiente  para hacerlos realidad. Huir  un rato del fatuo  destino, desconocido, pero como hablamos de ser realistas, fatuo al fin, porque en eso se  ha convertido  el andar de cada uno, en pasos (tropiezos) pesimistas e incrédulos, con poco  espacio para la  imaginación; pero somos  capaces, de verdad  si somos capaces  de adentrarnos  en nosotros mismos y crear a partir de creer,   creer en cuentos de hadas, en  fantasmas, en el poder mental y la ley de atracción, en Dios y su antítesis, en todas esas historias que nos contaban  de niños, en  la conspiración del universo,  en Shangri La, los Yetis, Santa Claus … cada quien cree lo que quiere y todo está ahí, escrito en cientos de páginas, en fabulas contadas , que van de boca en boca desde  hace siglos, ¿Qué tal el Génesis?  Podría quizás  considerarse  el relato más  antiguo  del planeta, Vs. El Big  Bang  , teoría que nació mucho después  y obtuvo   igual  o mayor cantidad de feligreses, lo que para unos  es duda  para otros  representa certeza,  de eso trata  la hegemonía por  las que los líderes  religiosos, científicos, políticos, holísticos luchan,  es una  interminable  competencia  para  hacernos creer y  ahí vamos todos  cual rebaño, cada uno eligiendo  donde pastar, a fin de cuentas  en algo si tenemos  libertad, a quien seguir…. Pero aún existe un minúsculo grupo que  todavía no se convence (ahí estoy yo en primera fila saludando), será  quizás  porque aún  no se ha creado  en lo que quieren creer, entonces es posible  que  no todo  esté hecho, ¡Hay esperanzas!  y que mejor aliciente  a  la  vida  que ese,  las ganas de toparnos con alguna novedad realmente interesante, que nos permita  “ser” sin límites, sin complicaciones, sin miedos, si reproches , sin la crítica constante  y el yugo de  una sociedad dominada por paradigmas y la doble moral, pero todo lo anterior es irrelevante, porque  ese  pequeño grupo sin cadenas, poco se preocupa por la reacción tras  la acción, conscientes claro  de las consecuencias, sin  ser nocivos  para el prójimo, a menos que a terceros  le afecten  sus pensamientos  e ideas, ahí  están ( estamos) los pocos humanos que sueñan  despiertos , que se tropiezan  con  postes en las calles porque  el cuerpo no está  donde se encuentra la mente, inmersos  en sus  lugares paradisíacos , en sus nubes de colores que los delatan, los llaman locos (¡nos llaman!!), pero entre la locura  y la cordura  y  hay una línea estrecha,  la alegría  de poder perderse  aunque estén aquí,  omnipresentes quizás…

En este  punto yo creo en todo y en nada,  me otorgo el beneficio de dudar y la autoridad para discernir  y elegir , citando a Girondo,  quien  ha tenido el poder  de influenciarme , dando  justo en ese afán  de  gustarme las palabras  bonitas  que me erizan la piel y me hacen ir en contra de mi misma, “…en algo  soy irreductible, si no saben volar pierden el tiempo conmigo”. El libre albedrío  empieza  cuando  sin importar  cuan  imposible parezca igual lo intentamos, la clave  es  seguir jugando a pesar de saber que estás perdiendo, por eso yo sigo inventando ,  quizás imitando pero a  mi manera,  en mi mente trazo planos  de  un mundo donde  sólo es posible ser feliz, soy la arquitecta, ingeniera, decoradora, consejera espiritual, anfitriona, jardinera, electricista  y muchos otros oficios que creo posibles en ese lugar, soy la ama y dueña de mi  imaginación, docta en el arte de amar  lo utópico, porque contra pronóstico  si no existe , lo invento.

#ANDIOR

Anuncios

3 comentarios en “Sí no existe, lo inventamos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s