La comida del día está servida.

¿Muere el hombre, nace la leyenda? en esto caso murió un cobarde que no supo ser hombre; así que no hay leyenda, solo una historia de terror, la destrucción de un pueblo y de varias generaciones:sueños y metas que quedaron en papel, holocausto y prostitución de sentimientos e ideas a cambio de sastifacer los caprichos propios; estómagos vacíos y destierro Vs. hambre de poder…,¡Sépanlo! para los líderes “Socialistas” la meta es el capital; al padre proxeneta de la INVOLUCIÓN Cubana se lo comerán los gusanos, los billetes que lleve en sus bolsillos no tendrán valor, allá, a donde va y el legado en este plano es desprecio y rechazo, incluso su fan Nº 1 se le adelantó hace unos años, entonces ¿De que sirvieron 90 años? ¡Supongo que Dios así lo quiso! 😉
¡CUBA SIN FIDEL! sería justo que sus acciones fueran enterradas con él…De mi parte no hay aplausos ni vítores por su muerte, pero tampoco plegarias para que su alma descanse en paz.

Aquí…

Venezuela es una jaula oxidada, repleta de aves que amamos la libertad; nos alimentamos de los pocos gusanos que caen fortuitamente, pero nuestra vitalidad no depende de ello, sino de las ansias reprimidas de poder volar, de hacer nido, de escoger nuestras propias flores;pero no hay primavera, solo invierno, tras los barrotes frios, en un espacio desolado… por tener las alas rotas, estar aquí duele.
Te extraño tierra amada y me extraño a mi, cuando era feliz en ti.
ANDIOR

DIMENSIONES DE TONTOS

Nadie llega, nadie se va, uno invita , uno huye, uno exilia y cuando  ya no  hay más opciones ni excusas, el tiempo separa, y para este rincón hostil, olvidado por  Dios y el Diablo, ha nacido una nueva premisa:   “Uno vive  en una dimensión  distinta” donde no vale  el anden 9 -3/4,  ni el Ropero en la habitación de arriba, mucho menos un espejo  mágico; ya  existe una vía  de acceso a Shangri La: la imaginación, pero  aquí ,  donde una vez hubo paraíso, ahora  todo es  desierto  y la idea de imaginar se hace  insoportable.

El reloj es sólo un vástago de conciencia, la vida  es  un árbol sin raíces, una isla  flotante,  una nube peregrina ¡La vida! tú vida es una maqueta con planes  para el futuro, la mía en cambio es un cajón desordenado, repleto de envoltorios de caramelos  que guardo  del pasado, para construir recuerdos capaces de  endulzar los lastres  de  la carencia verduga de endorfinas;  en este, mi plano, persuadir los sabores y olores  se ha convertido en una carrera contra el irónico presente, las calles  son  pasillos de hospitales con goteras,  los rostros  son mascaras con arrugas prematuras  y ojeras,  (enfermeras  altruistas), esos perfumes  de hace  un quinquenio fueron sustituidos por el pudor de no alzar los brazos,   las noches  son longevas, con almohadas  húmedas y  gruñidos, no del monstruo  bajo la cama, sino del  interno, que golpea  las paredes roídas por el hambre,  pidiendo ser liberado; pero  lo común es calmarlo con un vaso de agua.

Volteo constantemente  para reconocerme  hace  unos años, ¡Me extraño! sin dudas,  era una expresión más sutil, una sonrisa espontanea, una mirada más brillante ¡Y te miraba, desde entonces te miraba!  Con intención  y disimulo, porque como bien se sabe, las rosas con espinas,  son atrevidas pero cautas.  ¡Actualmente quisiera ser esa misma  rosa, pero menos cobarde!

Siempre estuve de acuerdo con ese falso  ideal de “Si no lo veo, no lo siento”, funcionó mientras  interpretaba a Peter Pan, ahora  soy un poco más Wendy, y espero el tren que ha de traerte a mi encuentro, consciente de lo  utópico que podría resultar, pues no basta  un riel, son necesarias  dos alas.  ¡Sin embargo, ven!

Tu realidad sabe a Nutella, la mía  es un café ( de 4 horas de cola para comprarlo) sin azúcar ¿Puedo deslizar mi lengua   por toda tu realidad? ; incluso a  la hora del té  somos distintos, tus anécdotas  son primaveras y las mías  polos congelados ¡No importa la diferencia,  nos queda  el “somos”!  Es una especie de rompecabezas abstracto, pero si las piezas encajan, igual funciona.

Me reconozco y acepto como “ El Caos”,  tú “Las Estrellas” : inalcanzable, brillante aún después de tanto,  yo también  podría ser  “La sempiterna  duda”,  tú “La Fé” , yo  el párrafo , tú la acción, yo la curva, tú la línea, yo la marea alta y tú  el calmo océano,  Yo, por siempre,  la contradicción, tú la certeza, incluso la mía, porque siempre he  sabido que hay algo de ti en mi.

Yo ya no soy de expectativas ni  me aferro a  las posibilidades, porque considero cada una como la misma vía  con diferentes  causas,  ya no recuerdo de que viene  eso del “Destino”, ni si existe una razón para que sucedan las cosas, en esta dimensión  se pierde cada vez un poco  más la esperanza, la magia ya no sale  de un sombrero,  pero  a pesar de ello creo en ti y estiro un poco las manos  al escuchar  tu nombre.

No soy la misma veinteañera de colores en el cuerpo, sin embargo,  podría seguir posando, desnuda, para ti.

¡Entonces, ven!.

ANDIOR.