CAPÍTULO 65 “2017” -Ladrones de lo INMATERIAL-

Cuando un profesional de “Llevarse lo que no debe” , ejerce su labor, su ganancia no sólo es material, porque cada objeto acarrea además la energía , el poder, la gloria de su uso y utilidad, por ejemplo, si se lleva una almohada, no deja a la víctima sin donde descansar su cabeza a la hora dormir, en realidad le está arrebatando todos los sueños, pensamientos, lágrimas, gritos ahogados, revelados en confidencia con esa amiga, la almohada; Sí fuese un plato, no se trata de ese trozo de cerámica, barro, plástico, peltre en el mejor de los casos, sino de toda una historia gastronómica familiar que ha transcurrido en él, el plato; ahora si es la tetera que le regalaron a la abuela en su boda, hablaríamos del cafécito de casi 70 años de amores con el que posiblemente ya es difunto, las visitas, el dolor de cabeza que seguro se cura con cafeína, los recuerdos de cada conversación mientras disfrutaban juntos aquel recién colado en ella, la cafetera; imagínense lo que sucedería con el colchón, desde la virginidad hasta el parto, las ganas, las excusas, el cada quien a su lado de la cama, las noches repletas de hijos que buscaron refugio por pesadillas, truenos o caprichos, cada pequeña o larga historia vividas en él, el colchón; Si por desgracia le tocará el turno a la cobija, se llevarían también litros de sudor, fluidos, incluso las flatulencias ahogadas con disimulo o sin él, el calor, el frío, el desahogo en un abrazo bajo ella, la cobija; Si resultaran ser robados los juguetes, cuantas infancias pisoteadas, amigos imaginarios, montañitas de tierra recorridas con carritos de piñata , zapatitos de muñecas sin su par, vestiditos con delantales con esa macha de mango que nadie logró quitar, soldaditos, peluches, cajitas de música, todos ahora si todos desolados de verdad, los juguetes; y así, con cada uno de esos objetos que consideramos inanimados que con esfuerzo ( ahí si punza en lo monetario) se han convertido en un miembro más del hogar; A diario, alentamos con certeza y la pseudo sabiduría resultante de la resignación, con el trillado “lo material se recupera”, pero el dolor de su pérdida, reside en el alma que le hemos transferido, esa es inmortal y no importa cuál sea su nuevo destino, a quien le sirva la tetera en su próximo café, ni el zapatito que continuará sin su par, la almohada, la cobija, el plato, todo lo que con un salto de fe, decidiremos olvidar, lo cierto es que con ellos se va una valiosa parte de nuestra leyenda, y quién la roba no tiene idea, por lo tanto no la va a cuidar.

 
Por cierto, se llevaron también la puerta…
 
#ANDIOR
Anuncios

3 comentarios en “CAPÍTULO 65 “2017” -Ladrones de lo INMATERIAL-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s