CAPÍTULO 109 “2017” -Venezuela y su NO independencia-

Lo dijo el buen Neruda “Para tu libertad bastan mis alas”; le responde esta extraña Ana ¿De qué nos sirven las alas si no sabemos volar?
 
Juan Lovera dejó en su oleo constancia de venezolanos revolucionarios, pero no en el malversado sentido de la etiqueta #Revolución que ha asignado el moribundo gobierno, somos los descendientes de esa corajuda sociedad, ahora un poco más sabia, mucho más pobre y definitivamente cruenta; ¡Aquel 19 de Abril no se derramó sangre! pero ahora no tenemos a un Emparan capaz de dimitir con humildad, porque pese al absolutismo, fue varón humilde, que tras la solicitud del pueblo, no “quiso mandar más”; nuestro nuevo “Capitán General” es un Nicolás, le acompaña un circo de babuinos con corbatas rojas y bolsillos llenos de verde, con la absoluta determinación de no escuchar a los congregados ahora en esta Plaza Mayor de 916.445 km² que lleva siglos creyéndose libre y soberana y ha crecido en medio del escepticismo de que con una vez era suficiente; dos siglos después aún muchos parecen convencidos de vivir en libertad.
 
Aparentemente mucho menos tenemos a un ejército valiente que honra, cuida y respeta a la patria a la cual también pertenecen, nada heredaron de aquellas Fuerzas Armadas de hace 207 años, que bajaron sus armas y se unieron a la lucha por la independencia; necesitamos quizás a un nuevo Francisco Salias que sea capaz de tomar por el brazo a este nuevo Emparan y lo obligue a dar la cara (¡A pesar de los huevos!) al pueblo que ni siquiera le confiere la nacionalidad y con ello, esta encarnación de “ Hidalgo y Pancho” sin Sancho , quizás con panza ¡Que importa! otro Francisco ( y sueño con la utopía que tenga visión de Miranda) ganar la ovación, apoyo y aplausos de los soldaditos desplomados y del resto de la sangre tricolor que han perdido las estrellas, tras seguir con fervorosa adicción a la Liga de los Villanos de esta saga de 20 años, que han cambiado en detrimento la historia de nuestra tierra.
 
Yo firmaría cualquier Acta de Independencia ¡Y ayudaría a redactarla! que destituya por fin a esta Capitanía General CUBANA, escuchen bien: ¡No lo queremos, no lo queremos!
Para ser América, primero seamos Venezuela, que Si existe en Nación y como aquellos cantos frente a los calabozos de quienes merecían exilio, elevamos también con orgullo nuestro himno, a las carracas que esperan a todo el circo babuino, “sí el despotismo levanta la voz seguid el ejemplo que aquella Caracas de 1810 dio”.
 
¡Abajo Cadenas!
#ANDIOR
Anuncios

CAPITULO 96 “2017” -74 años de Le Petit Prince-

“Yo no debía hacerle caso nunca hay que hacer caso a las flores, basta con mirarlas y olerlas. Mi flor embalsamaba el planeta, pero yo no sabía gozar con eso.” Le Petit Prince

Hoy hace 74 años ese Príncipe ingenuo de un planeta lejano, que no era otra cosa que su propia vida y sus ganas de aprender y comprender al universo y sus habitantes, haciendo preguntas que se dan por hechas y parecen no interesar a nadie, pero que en el fondo son la esencia de la existencia misma, este inocente empezó a cambiar la perspectiva del amor, de las flores, los sombreros, las estrellas, los corderos, los zorros y las boas…

Pero en un lugar lejano de su galaxia (aqui) aún muchos no han comprendido o no han querido hacerlo, que la rosa es Venezuela: nuestro amor, nuestro orgullo, herido en todo el alcance de la palabra, ¡Única entre tantas! , tan hermosa que embalsamaba a la Tierra y no sabíamos disfrutarlo, aún no sabemos, pero justo ahora los Baobabs (nueva raza: Comu- un-nazi) nos impiden ver lo maravilloso de esta mujer y se avocan en convertirnos a todos en activos volcanes de constante erupción, ahora todos corderos atrapados en cajas, que en el sempiterno tobogán que nos hace “un peu difficile” la búsqueda soluciones creativas, hacemos daño a quienes nos rodean, sin querer.

Los zorros se han marchado, y a la distancia de la luz que marca la diferencia de husos horarios no es mucho lo que puedan hacer, solo escuchar nuestros problemas ¡como buenos zorros! Pero su discernimiento está copado por la realidad que nosotros los “no habitantes” de esos lugares, también merecemos ¡Pero no es culpa de ellos! solo tuvieron un poco de suerte, pero por ser especiales, su felicidad de alguna manera es nuestra.

En este capítulo de la historia, aquí seguimos los herederos de este reinado, disputando la corona, todos un poco príncipes, pero les recuerdo : más corderos; sin saber aún domesticar nuestra rosa, por eso se marchita, sus espinas son sólo recordatorios, de todo el fanal que carece, aún faltan las consecuencias, no se crean que “c’est la fin”, en estos momentos apenas somos testigos de la caída de sus pétalos, pero aún la conservamos, para bien o mal, aún sigue ahí, postrada ante la espera de lo que parece su inminente pérdida ; y se imaginan : No tenerla como ahora y sentir sus pinchazos, sino de verdad sin ella, darle la espalda a la fértil y amada que nos vio nacer, crecer, arrullarnos en sus brazos, la que nos dio la teta, a tantos a la vez ¿Qué sería de nosotros sin nuestra rosa, Venezuela?

Mientras hayan tantos faroleros trabajando servilmente por las razones equivocadas para los avariciosos cerdos … ¡Perdón eso es de Rebelión en la Granja!, pero ya ven Orwell y Exúpery nos cuentan la misma historia con diferentes palabras, no se si ya es por falta de cordura o exceso de imaginación, pero a veces creo que todos los libros del mundo son una profecía de nuestro país.

¡Quiero que todos seamos “Aviador”!

#ANDIOR