El desahucio de la palabras.

anabw.png

Yo no pretendía adueñarnos de la palabra “eternidad”,
Pero si tal vez de algún gerundio:
Nos vamos conociendo, adaptando, queriendo, enamorando.
O quizás materializar un verbo,
y convertirlo en pretérito para condecorarlo con un extensivo y constante presente.
Por ejemplo: esperar.
Y luego no hacerlo más.
No soy de las que suele ver el reloj,
¡Mucho menos el calendario!
sin embargo contaba los días y las horas,
y entendí de que trata el desdén del tiempo:
Se puede vivir una vida entera en un segundo,
también es posible morir es lo que dura un suspiro;
normalmente morimos más veces de las que nacemos.

Nos condenamos a infiernos y purgatorios,
Caminamos en círculo,
encontrándonos con nuestras propias huellas que por razones incomprensibles obviamos,
y repetimos el giro una y otra vez,
de ahí la certeza humana de tropezar con la misma piedra y agarrarle cariño.

Pretendemos que la felicidad sea una consecuencia de los recuerdos,
cuando sucede lo contrario,
Nos aferramos a los momentos,
por eso cada esquina,
cada pared,
cada cielo al intemperie,
es apabullante y trae consigo una ráfaga de lo que fue ¡Y ya no más!

#ANDIOR
#SoyAnDiOr
#AnDiOrIRREVERENTE

VENEZUELA: Un campo en sangre es un diluvio sin arca…

Venezuela es un aquelarre de gritos silenciosos,
una legión de incautas distopías,
el Edén es un pupilo ante las maravillas de este país poderoso,
con escudos de cartón,
espadas de aluminio,
yelmos que cobran vida,
la Liga de la Justicia no es una ilusión,
hay héroes sin capas en casa esquina,
no hay diferencias entre longevidad e infancia,
todos clamamos el mismo sueño de soberanía,
la libertad es un feto que crece en el vientre de la esperanza,
un solo pueblo, una misma raza,
nuestro desahucio hace eco,
en los oídos de la tiranía,
no es más valiente quien usa un arma,
sino el que resiste desnudo el impacto de un proyectil;
Y aún heridos el alma aguarda,
la pobreza es voluntad,
un río seco es sed de paz,
un campo en sangre es un diluvio sin arca,
¡Aquí se salva el que aguanta!

PANDEMIA

 

18301797_10154295723005059_1487500604117360232_n

En Venezuela se desató una pandemia de corazones sin reparo,
de miradas que delatan hambre,
hambre de sosiego y libertad,
una estructurada cadena con eslabones perdidos,
de presunta tristeza disfrazada de azafata en vuelos de esperanza,
lágrimas venerables,
que devienen de ausencias en su mayoría insalvables.
¡Las heráldicas estrellas son pecados capitales!
El tricolor es vinotinto porque se ha convertido en un dispensador de sangre.

#ANDIOR
#SoyAnDiOr
#AnDiOrIRREVERENTE

CAPÍTULO 66 ”2017” (Deuda pendiente)

Insistir o no, demostrar o no, buscar o no, tener iniciativa o  no, pagar la cuenta o no, llamar o no… existen  tantos  “¡OH no!”  ¡Oh, no hagas eso! ¡Oh no, hazte la dura! ¡Oh , mejor no insistas!  ¡Oh no, ahora él pensará que  eres una fácil! ¡Oh no, no uses eso! …

A las mujeres nos enseñan  desde pequeña  a no ser igualitarias, a ser atendidas , a ser consentidas, a agradecer  sólo con una sonrisa y una posición sumisa, y cuando  alguna decide  ir contra la corriente,  nos tildan de Feminazis, pero de  lo contrario entonces somos interesadas; Soy parte de una generación que nació  hace 3 décadas, y desde entonces he escuchado barbaridades sobre nosotras, nos critican si bajamos la cabeza , pero también lo hacen cuando  la elevamos, nos subestiman, nos consideran fastidiosas, intensas, celosas, caprichosas, nos  etiquetan por el color de cabello, por la ropa, por el vocabulario, por nuestro aspecto, por nuestras raíces, porque somos  ridículas  cuando somos tiernas, o secas y engreídas cuando no lo somos, si tenemos  el periodo  se mofan en ello y lo usan  como descalificativo por nuestras actitudes, si somos  atrevidas nos catalogan como putas y si somos introvertidas como una mojigatas, si alzamos la voz entonces estamos equivocadas, si no lo hacemos no hemos  aprendido nada; los géneros musicales nos condenan , el reggaeton como objetos  sexuales, el Vallenato como infieles y as..  parece que la dualidad  no es nuestro fuerte, pero  quienes estamos de este lado, entendemos lo que valemos, ¡Tener una vagina no es fácil! lidiamos todos los días  con nuestros  832138621376,41  estados anímicos, ¡Es cierto, si existen!, y probablemente  si somos  muchas de las cosas de las que nos señalan, hemos  ido a hogueras, hemos  sido esclavas, hemos  callado cuando deberíamos  haber gritado, hemos sido tontas y lo seremos  , hemos llorado como niñas porque seguimos siendo niñas, aun en edad adulta nos defenderemos con  pucheros,  nos sentiremos  ofendidas  por cosas  que a nuestros opuestos les parecen absurdas, nos tardaremos  horas para arreglarnos y luego decidir que no nos gusta lo que llevamos puesto, ¡Nada de eso cambiará! Asi somos, asi seremos… pero en nuestra esencia residen fortalezas que solo nosotras tenemos: perdonamos más de las veces que no los proponemos, nos tragamos el orgullo (infinitamente), cedemos aun cuando no queremos, nuestro valor justiciero es indomable, vemos la belleza en las cosas simples, que son realmente las importante, aún cansadas tenemos tiempo para escuchar ¡Y escuchamos!, no nos rendimos fácilmente, luchamos a pesar de saber que la batalla está inminentemente perdida, sonreímos en los momentos más tristes, a pesar de estar molestas, frustradas o impotentes seguimos amando y lo demostramos, somos tercas y esa terquedad nos mantiene en  pie contra todo pronóstico, optimistas, proactivas, volátiles por causas justas, leales, suspiramos  y en cada suspiro dejamos ir a personas, momentos, recuerdos, deseos, a cambio de la felicidad de nuestros antagonistas, nos enfermamos  y si embargo seguimos con los pendientes, conciliadoras, capaces de llevar a cabo cualquier labor, nos reinventamos cada  5 minutos  para ser mejores personas, solicitamos ayuda ¡Hay que ser valientes para eso! , asumimos nuestras derrotas (aunque no lo parezca), sufrimos en silencio, celebramos con tal algarabía que nadie puede superarnos, a pesar del miedo nos mostramos osadas… y la menstruación, señores, ¡No nos detiene!  La gran mayoría de mujeres que ustedes ven por ahí, en oficinas, en casas, en las calles,  bajo el sol o lluvia, están menstruando  y  siguen pensando, haciendo, actuando a pesar de llevar consigo  esa  responsabilidad genética, así que no es un detrimento para  nosotras, sangrar todos los meses.

Yo soy una orgullosa mujer con todo lo que acarrea, a pesar de lo que piensen los hombres, una mujer  de 30 años, con alma de niña, que JAMÁS ocultaré.

#ANDIOR

 

CAPÍTULO 65 “2017” -Ladrones de lo INMATERIAL-

Cuando un profesional de “Llevarse lo que no debe” , ejerce su labor, su ganancia no sólo es material, porque cada objeto acarrea además la energía , el poder, la gloria de su uso y utilidad, por ejemplo, si se lleva una almohada, no deja a la víctima sin donde descansar su cabeza a la hora dormir, en realidad le está arrebatando todos los sueños, pensamientos, lágrimas, gritos ahogados, revelados en confidencia con esa amiga, la almohada; Sí fuese un plato, no se trata de ese trozo de cerámica, barro, plástico, peltre en el mejor de los casos, sino de toda una historia gastronómica familiar que ha transcurrido en él, el plato; ahora si es la tetera que le regalaron a la abuela en su boda, hablaríamos del cafécito de casi 70 años de amores con el que posiblemente ya es difunto, las visitas, el dolor de cabeza que seguro se cura con cafeína, los recuerdos de cada conversación mientras disfrutaban juntos aquel recién colado en ella, la cafetera; imagínense lo que sucedería con el colchón, desde la virginidad hasta el parto, las ganas, las excusas, el cada quien a su lado de la cama, las noches repletas de hijos que buscaron refugio por pesadillas, truenos o caprichos, cada pequeña o larga historia vividas en él, el colchón; Si por desgracia le tocará el turno a la cobija, se llevarían también litros de sudor, fluidos, incluso las flatulencias ahogadas con disimulo o sin él, el calor, el frío, el desahogo en un abrazo bajo ella, la cobija; Si resultaran ser robados los juguetes, cuantas infancias pisoteadas, amigos imaginarios, montañitas de tierra recorridas con carritos de piñata , zapatitos de muñecas sin su par, vestiditos con delantales con esa macha de mango que nadie logró quitar, soldaditos, peluches, cajitas de música, todos ahora si todos desolados de verdad, los juguetes; y así, con cada uno de esos objetos que consideramos inanimados que con esfuerzo ( ahí si punza en lo monetario) se han convertido en un miembro más del hogar; A diario, alentamos con certeza y la pseudo sabiduría resultante de la resignación, con el trillado “lo material se recupera”, pero el dolor de su pérdida, reside en el alma que le hemos transferido, esa es inmortal y no importa cuál sea su nuevo destino, a quien le sirva la tetera en su próximo café, ni el zapatito que continuará sin su par, la almohada, la cobija, el plato, todo lo que con un salto de fe, decidiremos olvidar, lo cierto es que con ellos se va una valiosa parte de nuestra leyenda, y quién la roba no tiene idea, por lo tanto no la va a cuidar.

 
Por cierto, se llevaron también la puerta…
 
#ANDIOR

CAPITULO 64 “2017” #A4AñosDeTuSiembra “comandante”. – No apto para dolientes Chavistas-

Hace 4 años, a esta hora en que empiezo a escribir esto (5:15pm), me encontraba parada en una acera de una calle de Caracas; me hallaba en el medio de un caos inaudito: personas corriendo, unos reían, otros lloraban, otros indiferentes como si la noticia que acababan de dar no determinaría el futuro del país, en mi caso, admito que sentía un morboso alivio pero en el fondo un temor que calaba todos mis sentidos y me nublaba, todos los negocios habían bajado la “Santa María”, ningún tipo de transporte estaba prestando servicio, me mantuve por 2 horas esperando lo que ya sabía desde un principio era una batalla perdida, cuando por fin acepté mi derrota encaminé mis pasos de vuelta a la oficina, gracias al bendito Facebook logré comunicarme, porque claro, está de más decir que las líneas telefónicas estaban colapsadas, y conseguí quien me diera techo por esa noche, así que me armé de valor y crucé caminando un bulevar repleto de militares, cuando digo repleto no exagero, yo me abría paso casi rozando los cañones de sus largas armas, innecesarias como siempre; llegué a mi destino sudando frío y con el corazón en las manos, que nada tenía que ver con sentimientos, sino por la taquicardia que marcaba el orden cerrado de mi carrera por llegar a salvo, en ocasiones creí que encontraría mi órgano tendido en el suelo nadando en un charquito de dudas (¿Cómo carajo llegó ahi?)… pero al cabo de un par de horas, un “Cuba Libre” (¡Que ironía! y el humo de una locomotora en marcha, la calles de la capital del país cuyo “presidente” “acababa” ( si, todo eso entre comillas) de morir, se encontraba en un sepulcral silencio… No se si Atila, Hitler, Mussolini, Lenin corrieron con la misma suerte, pero esa noche Venezuela se desveló… porque la muerte de un DICTADOR no genera paz, ya lo dije: ¡Se siente un morboso alivio! Pero la paz es distinta, porque ese morbo vino acompañado de una incertidumbre tan angustiante que habría que inventar una palabra nueva para poder describirla; muchos creyeron que por culminar la existencia física de un hombre con él también morirían sus ideas y legado, basta dar un vistazo a las religiones ( ¡Yo las llamo legiones!) para comprender de inmediato que es solo el inicio y asentamiento oficial de una DOCTRINA MÁS, hay un juego psicológico y manipulador detrás de este teatro, porque trilladamente al morir el hombre, nace la leyenda, con discernimiento absoluto de que no todas las leyendas son buenas y como bien dicen por ahí Cristo no fue Cristiano, Buda no fue Budista, Miranda no fue Mirandiano, pues ¡Chávez no fue Chavista! Mucho menos socialista… Nos encontramos ante el féretro de uno de los hombres más CAPITALISTA de América, el “Don” vestido de Casa Blanca, con Rolex de Oro y Iphone en mano, el mismo que al presumir su falsa humildad lanzando la primera bola de un juego de béisbol, se le veía la costura de su chaqueta Adidas y sus zapatos Nike ¡Bendito sea Estados Unidos, patrocinante oficial del outfit del difunto!.
 
La muerte de Hugo fue sólo una estadística más comprobada, todos vamos a la misma fosa común del olvido, la hipocresía y las flores marchitas.
Sin embargo, hay algo que SI sucedió, se cayeron las caretas de ese prolongado Mardi Gras en el que nos hallábamos en letargo, es esa típica situación cuando ves el disfraz y reconoces quien se esconde tras de él, pero te haces el de manicomio para seguir la corriente y estar acorde al ambiente; los fulanos amigos, familia y llamémoslos “compañeros de trabajo” sin supuestamente perder la compostura del pseudo luto, cada uno se acomodó un poco más: su yerno se convirtió en el Vicepresidente , sus hijas en unas las mujeres más millonarias a causa de una herencia cuyo origen conocemos, y así cada uno fue agarrando una joya de la corona y bueno, su pupilo, su ignorante pupilito, se convirtió en nada más y nada menos que en el nuevo “presidente” (Así, de nuevo con minúscula y comillas) y adentrarnos ese lodo pantanoso de Nicolas sin el San, es mirar en retrospectiva los anaqueles, las cuentas bancarias personales, la nevera, nuestro estómago vacío ¡Ya ni siquiera hay mariposas! , desde aquel 5 marzo del 2013… Aunque no sean crean si hay algunos incrementos: cuerpos en la morgue, niños desnutridos, enfermedades, divorcios, familias separadas, desempleos, ancianos e infantes abandonados, prostitución, ira, violencia, hambre… ¡Cuanta HAMBRE! (mis 10 kilos menos no son por estética).
Venezuela es esa “Miss Universe” que luego de saborear el éxito, la fama, la prosperidad económica y ser la más hermosa del Mundo, quedó en la ruina: de vagabunda en la calle, fumando crack, vendiendo su cuerpo a cambio de unas monedas; ese fue el pedacito de corona que nos tocó a nosotros, esas son las joyas dividas entre 30millones de habitantes: la miseria, la limosna, la humillación, la frustración, el dolor punzante que no acaba, la agonía, la impotencia, las ganas de todo sin derecho a nada, La pequeña Venecia , la Tierra Gracia de Colón, se ha convertido en el patio trasero que nadie usa, no hay jardines, no hay columpios, ni siquiera es el depósito de los cachivaches que se guardan por si acaso, la Reina del petróleo, la madre de la Gran Sabana con su familia de longevos Tepuyes, la que sostiene la roca del incansable Kerepakupai Vená «Salto del lugar más profundo» ¡Que ahora está hecho de lágrimas! esa hermosa mujer de flores de piel tostá, languidece ahora bajo las sombras, ya no renacientes de Hugo Blanco, sino perennes de un gobierno que descaradamente ha decidido ultrajarla de frente, de costado, de espaldas, ya no hay orificio de este desgastado cuerpo, donde todos somos venas, arterias, músculos, fluidos, huesos… donde no hayan introducido sus malditas manos, todos sus malditos miembros.
 
Es cierto, Chávez murió, pero su legado no ha muerto y aquí estamos respirando sus podridas células que quedaron pululando en lo que parece un eterno invierno.
 
Este es mi capítulo de hoy, 6:38pm.
#ANDIOR

CAPÍTULO 62 “2017” 

¿Cuánto cuesta el tiempo?
¿En cuántas cómodas cuotas se podrían pagar 24 horas? De ti, que incluyan :
-Un helado de Nutella (Sabor OBLIGATORIO) a las 5pm ( ahí comienza el reloj a descontar)
-Una caminata de exhibición de enamorados por alguna plaza ( manos entrelazadas y algunos besos convincentes ).
– Una cena romántica en la esquina de la calle dónde venden las mejores hamburguesas de la ciudad (con Coca Cola <– también OBLIGATORIO)
– Otra corta caminata de humito con fines digestivos.
– Un Tour bajo una noche estrellada para buscar la mejor opción (Con Jacuzzi <– Opcional)
– La noche y sus intenciones : con labios tintos Merlot o Syrah, que se dediquen a hablar de las cosas que pocos se atreven, e intercalen las palabras con besos y manos que descubran lugares recónditos que esperan ansiosos la libertad.
– La sonrisa, el gemido, el silencio y el suspiro.
– Otra vez…
– Un abrazo cálido e imantado bajo sabanas arrugadas, con la nariz entre el cuello y la clavícula, donde aún quedan vestigios de algún perfume.
– Una entrega plácida y sumisa a Morfeo.
– Otra vez… (¡Claro, hay que aprovechar!)
– Despertar, sin saber en que momento previo te dormiste
– El beso de los Buenos días.
– ¿Otra vez? :O Bueno… 🙂
– Un “Ya vuelvo, voy por café y pastelitos.”
– El desayuno en la cama (ya son las 11am)
– ¡No he mencionado bañarse! (ya es hora)
– El fatídico “Ring ring” con la complicidad de : “¡Una vez más! – ¿Qué, otra vez? – ¡Anda, rapidito, rapidito! – Bueno… 🙂
– Un ¡Me muero de hambre! Y ocuparse con seriedad del asunto.
– ¡2:30pm! ¿Qué hacemos? ¡Conozco una librería dónde se puede tomar café!
– La antítesis de aquella famosa frase de Saint-Exupéry : “Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, a partir de las tres empezaré a ser feliz” , sería entonces “ Si te vas por ejemplo (y así será), a las 5Pm,a las 4 empezaré a entristecer.”
– Una hora de inefables besos con el propósito de dejar un muy evidenciable ¡Aquí estuve yo!
– Las fúnebres campanadas de las 5Pm ¡Maldición, el tiempo pasó volando! ¿Se puede repetir?
– Bueno… 🙂
#ANDIOR