-LIGERA DE EQUIPAJE-

21105724_10154610710140059_1342725234714446921_n.jpg

Fui liberando equipaje:
Me deshice del lastre con vocales de todo lo que dijiste, creí y guardé;
Más lo escrito, escrito está;
No te salvaste de la maldición del poeta que se enamora,
ahora eres inmortal y vives entre líneas , una batalla ganada de acentos y “eMes” antes de “Pes” .
Lo único que nos unía -quizá tú sin saberlo- eran mis labios rojos ,
mi terquedad, la miopía y mi líbido por sobre todas las cosas, que siempre quería querer.
Y así, queriendo a desdén,
se hizo la medianoche,
las 4, las 5, las 6…
La última luna fue nueva;
y como todas las cosas
en ella, cuando se trata de mi:
la gran esfera plateada, sin queso, sin conejos y sin ti.
¿Ya es la hora del té?
#ANDIOR
#AnDiOrIRREVERENTE

 

Anuncios

-PARA EL DÍA DE TU SANTO, AL QUE TANTO TEMO.-

PicsArt_08-26-10.43.54

En la página 364 del “2016”, minutos antes del alba, bajo un cielo estrellado, con temperatura de narices frías, cual flecha inesperada en el talón, me topé contigo, con un par de líneas encantadoras en el Libro de Visitas que me motivaron a seguir escribiendo; esta Montaña Rusa de mi vida, de mi historia irreverente, de mi paso en este plano, que aseguro NO será fugaz ni aburrido, porque contra todo pronóstico me sigo sorprendiendo y haciendo caso a mi profeta Benedetti, permanezco incólume defendiendo la alegría, y así, con un corcho en el bolsillo y un par de labios tintos color Diablo Carmenere, terminé el año sonriendo; Él se fue y tú llegaste, repartiendo sin escatimo de tu piel todo el chocolate, y tus grandes trozos de bondad, directos al horno repleto de leña mojada de mi corazón ¡No te importó la humedad! Te quedaste… a besar mis manos frías, y a buscarle juego a mi mirada que delata historias que no quiero recordar, acomodaste tus 70 kilos en mi tálamo, huérfano hasta entonces ¡No hubo miedo! Lo hiciste… Abrí mis ojos y ahí estabas, y como bien lo dicen, “no se trata de dormir con alguien, sino de despertar a su lado” elongar el cuerpo con un bostezo que irremediablemente rompe el silencio que los pajaritos con su himno matutino no se atrevieron, y tropezar con un rostro, no conformado por huesos, piel, ni barba, sino de alma, mucha alma; y así, recordar ocupado el lado derecho de la cama; esconder los envoltorios de los caramelos que durante la noche comí de contrabando, sonreír y con los buenos días, anunciar el café.

Y como todo lo que presume ser longevo, es retador y requiere paciencia, entonces estamos lejos ¡A kilómetros! trazados con una “puntilínea” imaginaria que se encarga de hacernos extrañar, y al igual que todos los escenarios desde que te conocí, este también es nuevo, y da miedo, pero es un temor de esos que hace revolotear las crisálidas que piden a gritos ser mariposas, y yo las dejo, en el más profundo sentido de libertad; porque nunca he adoptado credo de ninguna iglesia pero tengo fe, fe en ti y en tus melodías que erizan mi sistema límbico y me hacen sentir viva.

He entendido que la cercanía no se trata de tocarte y que me toques, o que nos toquen la puerta al mediodía para abandonar nuestro lecho, tampoco tiene que ver con los postres al caer la tarde, ni la pizza de los Domingos, mucho menos con la película de estreno en primera fila, ni las calles que nos ven caminando por sus aceras con las manos enlazadas, ni la luna que nos alumbra embelesada, ni las estrellas moviéndose inquietas cuando intentamos contarlas; sí bien el amor se libra cuerpo a cuerpo y las palabras suenan mejor cuando besas los labios que las emanan, lo que nos hace cercanos, lo que une a dos almas, “Querido Desconocido “ son las ganas.

Y son las ganas las que me apabullan, las ganas de ser la certeza, la mirada, el silencio, el suspiro, el verbo, el pensamiento: los tuyos; la confianza, la entrega, la intuición, las libres mariposas: las mías; el deseo, el destino, las estaciones, el perdón, el recorrido, los gemidos, las sonrisas, las lágrimas, la felicidad, el sempiterno café, las velas, los olores y también los sabores, la humildad, el norte compartido, el baño de burbujas, el fondo de la botella, y ahora si la luna, pero desvelada, la mano sostenida, el sol poniente cada mañana, los nuestros.

Esperemos, dextrógiro a dextrógiro, esperemos.
#AnDiOrIRREVERENTE

CORAZÓN SIN LOBO

CORAZONTRAMPA.png

El corazón, el mío,
es sangre ardiente y sangre fría a la deriva,
a veces ratón, a veces trampa;
en el espejo desde donde mi alma observa mi cuerpo, todo se ve diferente:
hay una mujer desnuda que sonríe como niña, por robar a una anciana su sabiduría,
del otro lado una jaula de mariposas repleta de huesos,
nublada por la sempiterna duda del amor,
hay manzanas con gusanos
flores marchitas,
un bosque sin Caperucita,
las migajas de Hansel y Gretel en un camino que nadie transita,
un lobo jubilado de sus oficios,
Y un celador ciego en su silla.

El cuerpo devuelve la mirada y se contempla perplejo…  ¡Acompáñame alma que tengo miedo!
Su reflejo le guiña un ojo:
¡Te faltan corazones rotos!

El desahucio de la palabras.

anabw.png

Yo no pretendía adueñarnos de la palabra “eternidad”,
Pero si tal vez de algún gerundio:
Nos vamos conociendo, adaptando, queriendo, enamorando.
O quizás materializar un verbo,
y convertirlo en pretérito para condecorarlo con un extensivo y constante presente.
Por ejemplo: esperar.
Y luego no hacerlo más.
No soy de las que suele ver el reloj,
¡Mucho menos el calendario!
sin embargo contaba los días y las horas,
y entendí de que trata el desdén del tiempo:
Se puede vivir una vida entera en un segundo,
también es posible morir es lo que dura un suspiro;
normalmente morimos más veces de las que nacemos.

Nos condenamos a infiernos y purgatorios,
Caminamos en círculo,
encontrándonos con nuestras propias huellas que por razones incomprensibles obviamos,
y repetimos el giro una y otra vez,
de ahí la certeza humana de tropezar con la misma piedra y agarrarle cariño.

Pretendemos que la felicidad sea una consecuencia de los recuerdos,
cuando sucede lo contrario,
Nos aferramos a los momentos,
por eso cada esquina,
cada pared,
cada cielo al intemperie,
es apabullante y trae consigo una ráfaga de lo que fue ¡Y ya no más!

#ANDIOR
#SoyAnDiOr
#AnDiOrIRREVERENTE

VENEZUELA: Un campo en sangre es un diluvio sin arca…

Venezuela es un aquelarre de gritos silenciosos,
una legión de incautas distopías,
el Edén es un pupilo ante las maravillas de este país poderoso,
con escudos de cartón,
espadas de aluminio,
yelmos que cobran vida,
la Liga de la Justicia no es una ilusión,
hay héroes sin capas en casa esquina,
no hay diferencias entre longevidad e infancia,
todos clamamos el mismo sueño de soberanía,
la libertad es un feto que crece en el vientre de la esperanza,
un solo pueblo, una misma raza,
nuestro desahucio hace eco,
en los oídos de la tiranía,
no es más valiente quien usa un arma,
sino el que resiste desnudo el impacto de un proyectil;
Y aún heridos el alma aguarda,
la pobreza es voluntad,
un río seco es sed de paz,
un campo en sangre es un diluvio sin arca,
¡Aquí se salva el que aguanta!

PANDEMIA

 

18301797_10154295723005059_1487500604117360232_n

En Venezuela se desató una pandemia de corazones sin reparo,
de miradas que delatan hambre,
hambre de sosiego y libertad,
una estructurada cadena con eslabones perdidos,
de presunta tristeza disfrazada de azafata en vuelos de esperanza,
lágrimas venerables,
que devienen de ausencias en su mayoría insalvables.
¡Las heráldicas estrellas son pecados capitales!
El tricolor es vinotinto porque se ha convertido en un dispensador de sangre.

#ANDIOR
#SoyAnDiOr
#AnDiOrIRREVERENTE

RETROSPECTIVA DE 366 OPORTUNIDADES.

PARTICIPÉ por primera vez en un CONCURSO NACIONAL de poesía, no quedé entre los finalistas, pero no importa participar me hizo feliz y fue una experiencia que me llenó y me motivó a seguir escribiendo, algunos no entienden el trasfondo de este poema, se trata de las 366 oportunidades del 2016, 366 días porque fue bisiesto y el caótico acontecer, lamento que no hayan emociones positivas, pero así es mi país una diatriba de tristes momentos.

Este es el poema:

RETROSPECTIVA DE 366 OPORTUNIDADES.

La fe es una gata en celo que se prostituye por los aleros,
Aleros huérfanos de estrellas, abrazados por la neblina,
Neblina que ahoga el llanto de quien no tiene tiempo para tristeza,
Tristeza que se evapora y se aferra a una ilusión,
Ilusión que pide a gritos no se confunda con fantasía,
Fantasía que sólo existe en el vacío del ignorante,
Ignorante que se apabulla con testimonios de un erudito,
Erudito que se vanagloria con el efecto de la palabra,
Palabra que es ultrajada por los infames de la codicia,
Codicia que se corona con los laureles del tricolor,
Tricolor que se enarbola en las esquinas de la pobreza,
Pobreza que es la lactante de una pandemia de nacimientos,
Nacimientos que se reciben en los pasillos de la penumbra,
Penumbra que acompaña el día a día de un celador,
Celador que se esconde a la inminencia de una lápida y flor,
Flor que se marchita y se sustituye por el olvido,
Olvido, como la causa de muerte de aquel longevo en el corredor,
Corredor que no da abasto para la hilera de la limosna
Limosna que se reparte sin juicio y sin amor,
Amor mal encausado que lisonjea al indigno,
Indigno como el barrote que corrompe el discernimiento,
Discernimiento desaparecido del diccionario del honor,
Honor que escasea en los anaqueles de la justicia,
Justicia que se va de fiesta cuando la aclama algún servidor,
Servidor que manipula lo infalible de lo mediático,
Mediático como cualquiera que carece de atención,
Atención que nunca llega a la velocidad de una sirena,
Sirena que espanta angustias y es cómplice de un detractor,
Detractor que se hace héroe antes los ojos de sus amigos,
Amigos que son virtuales, por sus sueños corroídos,
Corroídos como los huesos expuestos ante la dermis,
Dermis amarillenta, exhausta y deshidratada,
Deshidratada como la tierra que ya no quiere dar fruto,
Fruto que es utopía para el insano prejuicio,
Prejuicio apañado a los leones de un circo,
Circo en el que es fácil ser un payaso babuino,
Babuino que no es un insulto para la evolución darwiniana,
Darwin que no predijo la distopía marciana,
Marcianas, marcianos, hostiles y faustos,
Faustos manjares que ya no están en la mesa,
Mesa desdichada donde la familia no reza,
Reza tanto el amante por impedir del adiós la crudeza,
Crudeza la de un hijo en el último beso a su madre,
Madre que ruega vuelva un día a su lecho,
Lecho que no aguarda por el regreso de nadie.

#ANDIOR

CAPÍTULO 109 “2017” -Venezuela y su NO independencia-

Lo dijo el buen Neruda “Para tu libertad bastan mis alas”; le responde esta extraña Ana ¿De qué nos sirven las alas si no sabemos volar?
 
Juan Lovera dejó en su oleo constancia de venezolanos revolucionarios, pero no en el malversado sentido de la etiqueta #Revolución que ha asignado el moribundo gobierno, somos los descendientes de esa corajuda sociedad, ahora un poco más sabia, mucho más pobre y definitivamente cruenta; ¡Aquel 19 de Abril no se derramó sangre! pero ahora no tenemos a un Emparan capaz de dimitir con humildad, porque pese al absolutismo, fue varón humilde, que tras la solicitud del pueblo, no “quiso mandar más”; nuestro nuevo “Capitán General” es un Nicolás, le acompaña un circo de babuinos con corbatas rojas y bolsillos llenos de verde, con la absoluta determinación de no escuchar a los congregados ahora en esta Plaza Mayor de 916.445 km² que lleva siglos creyéndose libre y soberana y ha crecido en medio del escepticismo de que con una vez era suficiente; dos siglos después aún muchos parecen convencidos de vivir en libertad.
 
Aparentemente mucho menos tenemos a un ejército valiente que honra, cuida y respeta a la patria a la cual también pertenecen, nada heredaron de aquellas Fuerzas Armadas de hace 207 años, que bajaron sus armas y se unieron a la lucha por la independencia; necesitamos quizás a un nuevo Francisco Salias que sea capaz de tomar por el brazo a este nuevo Emparan y lo obligue a dar la cara (¡A pesar de los huevos!) al pueblo que ni siquiera le confiere la nacionalidad y con ello, esta encarnación de “ Hidalgo y Pancho” sin Sancho , quizás con panza ¡Que importa! otro Francisco ( y sueño con la utopía que tenga visión de Miranda) ganar la ovación, apoyo y aplausos de los soldaditos desplomados y del resto de la sangre tricolor que han perdido las estrellas, tras seguir con fervorosa adicción a la Liga de los Villanos de esta saga de 20 años, que han cambiado en detrimento la historia de nuestra tierra.
 
Yo firmaría cualquier Acta de Independencia ¡Y ayudaría a redactarla! que destituya por fin a esta Capitanía General CUBANA, escuchen bien: ¡No lo queremos, no lo queremos!
Para ser América, primero seamos Venezuela, que Si existe en Nación y como aquellos cantos frente a los calabozos de quienes merecían exilio, elevamos también con orgullo nuestro himno, a las carracas que esperan a todo el circo babuino, “sí el despotismo levanta la voz seguid el ejemplo que aquella Caracas de 1810 dio”.
 
¡Abajo Cadenas!
#ANDIOR

CAPITULO 96 “2017” -74 años de Le Petit Prince-

“Yo no debía hacerle caso nunca hay que hacer caso a las flores, basta con mirarlas y olerlas. Mi flor embalsamaba el planeta, pero yo no sabía gozar con eso.” Le Petit Prince

Hoy hace 74 años ese Príncipe ingenuo de un planeta lejano, que no era otra cosa que su propia vida y sus ganas de aprender y comprender al universo y sus habitantes, haciendo preguntas que se dan por hechas y parecen no interesar a nadie, pero que en el fondo son la esencia de la existencia misma, este inocente empezó a cambiar la perspectiva del amor, de las flores, los sombreros, las estrellas, los corderos, los zorros y las boas…

Pero en un lugar lejano de su galaxia (aqui) aún muchos no han comprendido o no han querido hacerlo, que la rosa es Venezuela: nuestro amor, nuestro orgullo, herido en todo el alcance de la palabra, ¡Única entre tantas! , tan hermosa que embalsamaba a la Tierra y no sabíamos disfrutarlo, aún no sabemos, pero justo ahora los Baobabs (nueva raza: Comu- un-nazi) nos impiden ver lo maravilloso de esta mujer y se avocan en convertirnos a todos en activos volcanes de constante erupción, ahora todos corderos atrapados en cajas, que en el sempiterno tobogán que nos hace “un peu difficile” la búsqueda soluciones creativas, hacemos daño a quienes nos rodean, sin querer.

Los zorros se han marchado, y a la distancia de la luz que marca la diferencia de husos horarios no es mucho lo que puedan hacer, solo escuchar nuestros problemas ¡como buenos zorros! Pero su discernimiento está copado por la realidad que nosotros los “no habitantes” de esos lugares, también merecemos ¡Pero no es culpa de ellos! solo tuvieron un poco de suerte, pero por ser especiales, su felicidad de alguna manera es nuestra.

En este capítulo de la historia, aquí seguimos los herederos de este reinado, disputando la corona, todos un poco príncipes, pero les recuerdo : más corderos; sin saber aún domesticar nuestra rosa, por eso se marchita, sus espinas son sólo recordatorios, de todo el fanal que carece, aún faltan las consecuencias, no se crean que “c’est la fin”, en estos momentos apenas somos testigos de la caída de sus pétalos, pero aún la conservamos, para bien o mal, aún sigue ahí, postrada ante la espera de lo que parece su inminente pérdida ; y se imaginan : No tenerla como ahora y sentir sus pinchazos, sino de verdad sin ella, darle la espalda a la fértil y amada que nos vio nacer, crecer, arrullarnos en sus brazos, la que nos dio la teta, a tantos a la vez ¿Qué sería de nosotros sin nuestra rosa, Venezuela?

Mientras hayan tantos faroleros trabajando servilmente por las razones equivocadas para los avariciosos cerdos … ¡Perdón eso es de Rebelión en la Granja!, pero ya ven Orwell y Exúpery nos cuentan la misma historia con diferentes palabras, no se si ya es por falta de cordura o exceso de imaginación, pero a veces creo que todos los libros del mundo son una profecía de nuestro país.

¡Quiero que todos seamos “Aviador”!

#ANDIOR