El desahucio de la palabras.

anabw.png

Yo no pretendía adueñarnos de la palabra “eternidad”,
Pero si tal vez de algún gerundio:
Nos vamos conociendo, adaptando, queriendo, enamorando.
O quizás materializar un verbo,
y convertirlo en pretérito para condecorarlo con un extensivo y constante presente.
Por ejemplo: esperar.
Y luego no hacerlo más.
No soy de las que suele ver el reloj,
¡Mucho menos el calendario!
sin embargo contaba los días y las horas,
y entendí de que trata el desdén del tiempo:
Se puede vivir una vida entera en un segundo,
también es posible morir es lo que dura un suspiro;
normalmente morimos más veces de las que nacemos.

Nos condenamos a infiernos y purgatorios,
Caminamos en círculo,
encontrándonos con nuestras propias huellas que por razones incomprensibles obviamos,
y repetimos el giro una y otra vez,
de ahí la certeza humana de tropezar con la misma piedra y agarrarle cariño.

Pretendemos que la felicidad sea una consecuencia de los recuerdos,
cuando sucede lo contrario,
Nos aferramos a los momentos,
por eso cada esquina,
cada pared,
cada cielo al intemperie,
es apabullante y trae consigo una ráfaga de lo que fue ¡Y ya no más!

#ANDIOR
#SoyAnDiOr
#AnDiOrIRREVERENTE

CAPÍTULO 109 “2017” -Venezuela y su NO independencia-

Lo dijo el buen Neruda “Para tu libertad bastan mis alas”; le responde esta extraña Ana ¿De qué nos sirven las alas si no sabemos volar?
 
Juan Lovera dejó en su oleo constancia de venezolanos revolucionarios, pero no en el malversado sentido de la etiqueta #Revolución que ha asignado el moribundo gobierno, somos los descendientes de esa corajuda sociedad, ahora un poco más sabia, mucho más pobre y definitivamente cruenta; ¡Aquel 19 de Abril no se derramó sangre! pero ahora no tenemos a un Emparan capaz de dimitir con humildad, porque pese al absolutismo, fue varón humilde, que tras la solicitud del pueblo, no “quiso mandar más”; nuestro nuevo “Capitán General” es un Nicolás, le acompaña un circo de babuinos con corbatas rojas y bolsillos llenos de verde, con la absoluta determinación de no escuchar a los congregados ahora en esta Plaza Mayor de 916.445 km² que lleva siglos creyéndose libre y soberana y ha crecido en medio del escepticismo de que con una vez era suficiente; dos siglos después aún muchos parecen convencidos de vivir en libertad.
 
Aparentemente mucho menos tenemos a un ejército valiente que honra, cuida y respeta a la patria a la cual también pertenecen, nada heredaron de aquellas Fuerzas Armadas de hace 207 años, que bajaron sus armas y se unieron a la lucha por la independencia; necesitamos quizás a un nuevo Francisco Salias que sea capaz de tomar por el brazo a este nuevo Emparan y lo obligue a dar la cara (¡A pesar de los huevos!) al pueblo que ni siquiera le confiere la nacionalidad y con ello, esta encarnación de “ Hidalgo y Pancho” sin Sancho , quizás con panza ¡Que importa! otro Francisco ( y sueño con la utopía que tenga visión de Miranda) ganar la ovación, apoyo y aplausos de los soldaditos desplomados y del resto de la sangre tricolor que han perdido las estrellas, tras seguir con fervorosa adicción a la Liga de los Villanos de esta saga de 20 años, que han cambiado en detrimento la historia de nuestra tierra.
 
Yo firmaría cualquier Acta de Independencia ¡Y ayudaría a redactarla! que destituya por fin a esta Capitanía General CUBANA, escuchen bien: ¡No lo queremos, no lo queremos!
Para ser América, primero seamos Venezuela, que Si existe en Nación y como aquellos cantos frente a los calabozos de quienes merecían exilio, elevamos también con orgullo nuestro himno, a las carracas que esperan a todo el circo babuino, “sí el despotismo levanta la voz seguid el ejemplo que aquella Caracas de 1810 dio”.
 
¡Abajo Cadenas!
#ANDIOR

CAPITULO 64 “2017” #A4AñosDeTuSiembra “comandante”. – No apto para dolientes Chavistas-

Hace 4 años, a esta hora en que empiezo a escribir esto (5:15pm), me encontraba parada en una acera de una calle de Caracas; me hallaba en el medio de un caos inaudito: personas corriendo, unos reían, otros lloraban, otros indiferentes como si la noticia que acababan de dar no determinaría el futuro del país, en mi caso, admito que sentía un morboso alivio pero en el fondo un temor que calaba todos mis sentidos y me nublaba, todos los negocios habían bajado la “Santa María”, ningún tipo de transporte estaba prestando servicio, me mantuve por 2 horas esperando lo que ya sabía desde un principio era una batalla perdida, cuando por fin acepté mi derrota encaminé mis pasos de vuelta a la oficina, gracias al bendito Facebook logré comunicarme, porque claro, está de más decir que las líneas telefónicas estaban colapsadas, y conseguí quien me diera techo por esa noche, así que me armé de valor y crucé caminando un bulevar repleto de militares, cuando digo repleto no exagero, yo me abría paso casi rozando los cañones de sus largas armas, innecesarias como siempre; llegué a mi destino sudando frío y con el corazón en las manos, que nada tenía que ver con sentimientos, sino por la taquicardia que marcaba el orden cerrado de mi carrera por llegar a salvo, en ocasiones creí que encontraría mi órgano tendido en el suelo nadando en un charquito de dudas (¿Cómo carajo llegó ahi?)… pero al cabo de un par de horas, un “Cuba Libre” (¡Que ironía! y el humo de una locomotora en marcha, la calles de la capital del país cuyo “presidente” “acababa” ( si, todo eso entre comillas) de morir, se encontraba en un sepulcral silencio… No se si Atila, Hitler, Mussolini, Lenin corrieron con la misma suerte, pero esa noche Venezuela se desveló… porque la muerte de un DICTADOR no genera paz, ya lo dije: ¡Se siente un morboso alivio! Pero la paz es distinta, porque ese morbo vino acompañado de una incertidumbre tan angustiante que habría que inventar una palabra nueva para poder describirla; muchos creyeron que por culminar la existencia física de un hombre con él también morirían sus ideas y legado, basta dar un vistazo a las religiones ( ¡Yo las llamo legiones!) para comprender de inmediato que es solo el inicio y asentamiento oficial de una DOCTRINA MÁS, hay un juego psicológico y manipulador detrás de este teatro, porque trilladamente al morir el hombre, nace la leyenda, con discernimiento absoluto de que no todas las leyendas son buenas y como bien dicen por ahí Cristo no fue Cristiano, Buda no fue Budista, Miranda no fue Mirandiano, pues ¡Chávez no fue Chavista! Mucho menos socialista… Nos encontramos ante el féretro de uno de los hombres más CAPITALISTA de América, el “Don” vestido de Casa Blanca, con Rolex de Oro y Iphone en mano, el mismo que al presumir su falsa humildad lanzando la primera bola de un juego de béisbol, se le veía la costura de su chaqueta Adidas y sus zapatos Nike ¡Bendito sea Estados Unidos, patrocinante oficial del outfit del difunto!.
 
La muerte de Hugo fue sólo una estadística más comprobada, todos vamos a la misma fosa común del olvido, la hipocresía y las flores marchitas.
Sin embargo, hay algo que SI sucedió, se cayeron las caretas de ese prolongado Mardi Gras en el que nos hallábamos en letargo, es esa típica situación cuando ves el disfraz y reconoces quien se esconde tras de él, pero te haces el de manicomio para seguir la corriente y estar acorde al ambiente; los fulanos amigos, familia y llamémoslos “compañeros de trabajo” sin supuestamente perder la compostura del pseudo luto, cada uno se acomodó un poco más: su yerno se convirtió en el Vicepresidente , sus hijas en unas las mujeres más millonarias a causa de una herencia cuyo origen conocemos, y así cada uno fue agarrando una joya de la corona y bueno, su pupilo, su ignorante pupilito, se convirtió en nada más y nada menos que en el nuevo “presidente” (Así, de nuevo con minúscula y comillas) y adentrarnos ese lodo pantanoso de Nicolas sin el San, es mirar en retrospectiva los anaqueles, las cuentas bancarias personales, la nevera, nuestro estómago vacío ¡Ya ni siquiera hay mariposas! , desde aquel 5 marzo del 2013… Aunque no sean crean si hay algunos incrementos: cuerpos en la morgue, niños desnutridos, enfermedades, divorcios, familias separadas, desempleos, ancianos e infantes abandonados, prostitución, ira, violencia, hambre… ¡Cuanta HAMBRE! (mis 10 kilos menos no son por estética).
Venezuela es esa “Miss Universe” que luego de saborear el éxito, la fama, la prosperidad económica y ser la más hermosa del Mundo, quedó en la ruina: de vagabunda en la calle, fumando crack, vendiendo su cuerpo a cambio de unas monedas; ese fue el pedacito de corona que nos tocó a nosotros, esas son las joyas dividas entre 30millones de habitantes: la miseria, la limosna, la humillación, la frustración, el dolor punzante que no acaba, la agonía, la impotencia, las ganas de todo sin derecho a nada, La pequeña Venecia , la Tierra Gracia de Colón, se ha convertido en el patio trasero que nadie usa, no hay jardines, no hay columpios, ni siquiera es el depósito de los cachivaches que se guardan por si acaso, la Reina del petróleo, la madre de la Gran Sabana con su familia de longevos Tepuyes, la que sostiene la roca del incansable Kerepakupai Vená «Salto del lugar más profundo» ¡Que ahora está hecho de lágrimas! esa hermosa mujer de flores de piel tostá, languidece ahora bajo las sombras, ya no renacientes de Hugo Blanco, sino perennes de un gobierno que descaradamente ha decidido ultrajarla de frente, de costado, de espaldas, ya no hay orificio de este desgastado cuerpo, donde todos somos venas, arterias, músculos, fluidos, huesos… donde no hayan introducido sus malditas manos, todos sus malditos miembros.
 
Es cierto, Chávez murió, pero su legado no ha muerto y aquí estamos respirando sus podridas células que quedaron pululando en lo que parece un eterno invierno.
 
Este es mi capítulo de hoy, 6:38pm.
#ANDIOR

Capítulo 52 “2017” ( Intento de la 1ra Parte)

Extrañarte a ti es una nueva manera de extrañar… No pretendo ser Ave de paso, tampoco postergar vuelos; con el mismo impulso, con las mismas ganas, me avoco y te invoco ¡Oh Salve Inocencia! para que seamos una misma ruta, sin escalafones de Husos Horarios, ni erigir cadalsos a los kilómetros que por ahora nos separan, tan sólo tú, yo, y mis mañas, en el mismo sofá, compartiendo omnipresentes el silencio y las palabras, protagonistas de un eterno sound track, bailando al ritmo que nos de la gana, y que se mueran de envidia todas las canciones, y que se muerdan los labios todas la manzanas.

#ANDIOR

URGENTE

Es urgente inventar algo nuevo para enfrentarnos a esta epidemia de cordura malversada, hipocresía, irreverencias que SI merecen condena, de gente que no ha aprendido a sonreír y quienes lo hacen falsamente, de malos augurios que se cumplen por acciones humanas, la intervención siempre errónea y destructiva del hombre… y sobre todo de la ignorancia, el desamor, la carencia de locura y esos ápices de quimérica alegría que calan en el alma como virus sin diagnóstico y habitan cual parásitos que carcomen lo poco genuino que aún intenta permanecer… ¡Algo! algo que nos permita ser el “alguien” que deseamos y que las cadenas perentorias de los prejuicios sociales no nos dejan… !ALGO! algo nuevo, algo así como otro planeta.

#ANDIOR

Sí no existe, lo inventamos…

Estamos atados a la realidad por protocolo, la rutina  de una sociedad  prófuga de soñar despiertos, nos convierte en esclavos de lo posible , nos conformamos con “Ser y Estar”, nos ocupamos poco de “crear”; ¿Cuándo fue la última vez que el hombre inventó algo que no tenga  antecedentes?  La tecnología, el arte, la ciencia, todas las ramas  donde la humanidad se desempeña tienen una historia, un “alguien” que ya lo hizo, que lo intentó o por lo menos se asemeja a lo que nos gustaría existiese: nuevas máquinas que nos faciliten  el día a día, algún artefacto que mejore nuestra calidad de vida, alguna manifestación artística que  va acorde  a nuestras  pasiones o intereses, mundos  paralelos  en donde anhelamos  habitar… lo cierto es que todo existe o está en proyecto y en el fondo no importa cuántas veces  soñemos  con un mundo ideal o una historia perfecta,  convertirnos  en leyenda puede ser quimérico, pero que bien se siente  creer  que es posible, que por una milésima de segundo pudiéramos rayar en lo auténtico y 100% original, que a pesar que  nuestros sueños colinden con los  de otros, exista  el espacio  suficiente  para hacerlos realidad. Huir  un rato del fatuo  destino, desconocido, pero como hablamos de ser realistas, fatuo al fin, porque en eso se  ha convertido  el andar de cada uno, en pasos (tropiezos) pesimistas e incrédulos, con poco  espacio para la  imaginación; pero somos  capaces, de verdad  si somos capaces  de adentrarnos  en nosotros mismos y crear a partir de creer,   creer en cuentos de hadas, en  fantasmas, en el poder mental y la ley de atracción, en Dios y su antítesis, en todas esas historias que nos contaban  de niños, en  la conspiración del universo,  en Shangri La, los Yetis, Santa Claus … cada quien cree lo que quiere y todo está ahí, escrito en cientos de páginas, en fabulas contadas , que van de boca en boca desde  hace siglos, ¿Qué tal el Génesis?  Podría quizás  considerarse  el relato más  antiguo  del planeta, Vs. El Big  Bang  , teoría que nació mucho después  y obtuvo   igual  o mayor cantidad de feligreses, lo que para unos  es duda  para otros  representa certeza,  de eso trata  la hegemonía por  las que los líderes  religiosos, científicos, políticos, holísticos luchan,  es una  interminable  competencia  para  hacernos creer y  ahí vamos todos  cual rebaño, cada uno eligiendo  donde pastar, a fin de cuentas  en algo si tenemos  libertad, a quien seguir…. Pero aún existe un minúsculo grupo que  todavía no se convence (ahí estoy yo en primera fila saludando), será  quizás  porque aún  no se ha creado  en lo que quieren creer, entonces es posible  que  no todo  esté hecho, ¡Hay esperanzas!  y que mejor aliciente  a  la  vida  que ese,  las ganas de toparnos con alguna novedad realmente interesante, que nos permita  “ser” sin límites, sin complicaciones, sin miedos, si reproches , sin la crítica constante  y el yugo de  una sociedad dominada por paradigmas y la doble moral, pero todo lo anterior es irrelevante, porque  ese  pequeño grupo sin cadenas, poco se preocupa por la reacción tras  la acción, conscientes claro  de las consecuencias, sin  ser nocivos  para el prójimo, a menos que a terceros  le afecten  sus pensamientos  e ideas, ahí  están ( estamos) los pocos humanos que sueñan  despiertos , que se tropiezan  con  postes en las calles porque  el cuerpo no está  donde se encuentra la mente, inmersos  en sus  lugares paradisíacos , en sus nubes de colores que los delatan, los llaman locos (¡nos llaman!!), pero entre la locura  y la cordura  y  hay una línea estrecha,  la alegría  de poder perderse  aunque estén aquí,  omnipresentes quizás…

En este  punto yo creo en todo y en nada,  me otorgo el beneficio de dudar y la autoridad para discernir  y elegir , citando a Girondo,  quien  ha tenido el poder  de influenciarme , dando  justo en ese afán  de  gustarme las palabras  bonitas  que me erizan la piel y me hacen ir en contra de mi misma, “…en algo  soy irreductible, si no saben volar pierden el tiempo conmigo”. El libre albedrío  empieza  cuando  sin importar  cuan  imposible parezca igual lo intentamos, la clave  es  seguir jugando a pesar de saber que estás perdiendo, por eso yo sigo inventando ,  quizás imitando pero a  mi manera,  en mi mente trazo planos  de  un mundo donde  sólo es posible ser feliz, soy la arquitecta, ingeniera, decoradora, consejera espiritual, anfitriona, jardinera, electricista  y muchos otros oficios que creo posibles en ese lugar, soy la ama y dueña de mi  imaginación, docta en el arte de amar  lo utópico, porque contra pronóstico  si no existe , lo invento.

#ANDIOR